Datos personales

Mi foto
Al norte del sur., Spain
En el norte del sur del centro del mundo, no hace frío, ni calor. Se podría decir que se está bien, aunque el clima no es confortable. Dejémoslo, no obstante, como está; por si las moscas.

sábado, 21 de abril de 2007

Proselit Branagh

Maravillas del mundo natural…ingenios asombrosos por su utilidad, por su belleza, por ambas cosas…obras de arte...singulares obras inmortales, regalo impagable del genio humano para todos sus hermanos, y hermanos venideros…cosas raras, casi divinas; especies en protección, individuos a proteger. PATRIMIONIO DE LA HUMANIDAD.

Monumental. Edificante. Sólido. Referencia. Clavo ardiente al que agarrarse bien. Constante pregunta sin respuesta. Razón de ser. Madre del cordero. Camino. Salvación y cruz de esta extraña especie soberana por el morro…Y uno dice qué bonito…algo es algo…menos mal…no estoy solo…qué bien…se trata de ti, de aquel, de esa…se trata de mí, en una palabra…y vuelve a decir qué bien…menos mal…

Claro que, luego uno se despierta y ¿qué pasa? ¡qué es lo que está pasando!

Bueno, por partes. Primero a revitalizarse con duchazo y desayuno; la habitación aireándose, EL PAÍS abierto sobre la cama, Haydn a toda mecha…quien pueda, claro. Bueno, no hay para tanto. Total, para desayunar…zumo de naranja, café con leche, bollos, más zumo de naranja, tostaditas integrales con aceite, miel, mermelada, huevo pasado por agua…agua. Agua, como para ducharse también, mire usté…quién no tiene acceso hoy en día a estas cositas elementales. En fin, sólo faltan unos cuantos chapuzones a través de la ventana de par en par para empezar a sentirse calle, barrio, pajarito, mundo, buenos días. Y a poner los pies en tierra y echarse a andar con alegría, mientras vas sintiendo en el cogote cómo come el Astro Rey, cada vez menos filtrado; y en la piel y en los pulmones, esa sensación creciente de intemperie, que achicharra de vértigo el alma, y va frenando poco a poco ese optimista empuje de tus zancadas cantarinas de enanito camino de la mina; ese vigor mañanero, que tú sabes inventarte, y que cada día te da para menos. Sin apenas darte cuenta, has pasado de ir saltando a arrastrar prácticamente los pies. No sabes por qué exactamente, pero estás aterrado; y te mueres de vergüenza.

Buscas a Plutón de reojo, con el ánimo de lanzarle telarañas en forma de pelotita, pero ha dejado de ser una opción en tu mapa; y, otra vez sin querer, vuelves a recordar cómo el ángel te expulsó del Paraíso; y cómo, ahora, el colega Benedicto pretende desterrarte nada menos que del mismísimo Limbo; único territorio, más o menos conquistado a lo largo de tantas y tantas prisas, pacífico y amigable reino, donde lubricar tu esqueleto machacado.

Pero tú como si nada. Esta tarde, cuando acabes de soplar, te vas al cine a verte (y ahora viene lo del título) esa nueva recreación de “La Flauta Mágica”. De Mozart. Y, ahora también, de Kenneth Branagh.

“La Flauta Mágica” es todo eso que decía al principio. Un ejemplo, vaya, excelente, de todo eso, desde hace ya alguna que otra temporada. Claro que, precisamente por eso, por la de temporadas y “cositas” que han pasado, y otras que han dejado de pasar, hoy en día es bien seguro que resultaría algo incomprensible, y lo que es peor, un tablón, para un expectador medio de…digamos Tele 5; más comprometido en la realidad real que le rodea realmente. Será por eso, digo yo, que este chico inquieto y cultivado, no se conforma con pulir los mármoles y barrer las bibliotecas, y se lanza (con paracaídas) a la comunicación global de tan elevado mensaje; no se lo vaya a perder su…jardinero, pongamos por caso. No vaya a ser que, cavando, encuentre un hueso del desmembrado cuerpo de Mozart, y haya que explicárselo todo.

La película está bien. En realidad, vengo aquí ¿alguien dijo contradicción? a recomendarla. Salvo a quienes conocen la ópera. A esos, no se la recomiendo. En el fondo, no estoy seguro de si podrá valer como introducción (y estímulo) al tremendo mensaje que recrea, o sólo servirá para despistar más al enemigo. En cualquier caso, para todos aquellos que irán a verla y saldrán encantados, quisiera dejar aquí unos simples datos; tan elementales como evidentes.: Primero, está mutilada. Cosas del cine, ya se sabe; faltan diálogos y en algunas arias, el texto está retocado. Segundo, está traducida; llamadme pureta, pero la obra se escribió en alemán, y es una música que se ha hecho para ese texto. Y tercera, la banda sonora, la dirección musical, la interpretación, son más que mediocres (¿baratas?)…como ejemplo extremo, el pito de voz de Pamina; muy guapa ella, eso sí.

Y dicho esto, nada más. Que vayáis, que la disfrutéis. Y que después, la busquéis.



Aria de Sarastro




In diesen heil'gen Hallen----------En este sagrado recinto
kennt Man die Rache nicht,---------nadie conoce la venganza,
und ist ein Mensch gefallen--------y si un hombre cae en falta
führt Liebe ihn zur Pflicht.-------el amor lo conduce al deber.
Dann wandelt er an Freundes Hand---Y entoces es llevado por una mano amiga
vergnügt und froh------------------feliz y contento
ins bes're Land.-------------------a un mundo mejor.


In diesen heil'gen Mauern----------Entre estos sagrados muros
wo Mensch den Menschen liebt-------dondel el hombre ama al hombre
kann kein Verratër lauern,---------no puede acechar ningún traidor,
weil man dem Feind vergiebt.-------porque se perdona al enemigo.
Wer solche Lehren nicht erfreu'n---Quien no se alegre con esta doctrina
verdienet nicht ein Mensch zu sein-no merece ser llamado un hombre.

16 comentarios:

De cenizas dijo...

¡Vaya desayuno!
Pues una flauta hecha con el fémur de Mozart... no sería barata, señor pureta...jajaja

un abrazo.

libertad dijo...

qué suerte!! Yo te hago caso. Me quedo con lo original.
Un besoo
(me gusta tu abril)

Calle Quimera dijo...

Creo que en ese listado del principio te ha faltado "quintaesencia de.." je..

La verdad es que ganas, lo que se dice ganas de ir a ver la película, pues no se me han despertado, para qué decirte lo contrario... Un sucedáneo es un sucedáneo donde quiera que lo pongan, qué le vamos a hacer.

Un abrazo.

glauka dijo...

Vaya despertar el tuyo ... nada que ver con mi mala ostia matinal ;).

Desdeleugo no me veo motivada para ver la peli, pero me has puesto la cabeza a pensar de lo lindo.

Besos acuáticos.

churra dijo...

Pues como para ir despues de lo dicho.La incultura tiene esa ventaja, que a mi como si la cantan en arameo, y se han saltado la mitad y dejado solo el argumento...(¿no se hacia con los libros?).
Yo desayuno con los 40 principales .
Misantropo ya me esplicara de esos desasosiegos ...besos

churra dijo...

joperrrrrrr, explicara, con x, con x, con x

Viuda de Tantamount dijo...

Ufff...el despertar ideal, sin duda...

Maestro...estoy curiosa.

Cuando escucha a Haydn a toda mecha...le pone las notas del Stabat Mater??

Misántropo dijo...

Desayuno continental, que llaman, De cenizas. Nunca se sabe cómo puede acabar el día...¡Anda que no se han hecho flautas a cuenta del fémur de Mozart!...y del esternocleidomastoideo.

Un abrazo.

Misántropo dijo...

Bueno, Libertad; mi objetivo no es que nadie me haga caso. Yo preferiría que compararas tú misma. En cuanto a Abril, sólo se me ocurre aquello de "Nos ha jodío Mayo".

Un besito.

Misántropo dijo...

Tú lo has dicho, quimera; un sucedaneo es siempre un sucedaneo. Aunque a mí me hacía ilu que la vierais. Creo que me faltaron cosas por decir, sí.
Abrazos levantinos.

Misántropo dijo...

Yo es que, cuando me despierto, Glauka, no tengo ni media hostia, buena o mala. Me confirmas, y me alegra, que se puede ser un ser pensante sin dejar de ser sirena.
Burbujitas.

Misántropo dijo...

Sí, Churra, se hacía, y se hace, con los libros. Y hoy, el cine se lleva la palma en cuanto a eso que llaman quitar broza. Algo es algo, dirán algunos. Yo digo ¡Anda queeeeeeeeee!
Yo también escucho la Kiss FM cuando me pongo tierno por los pasillos.
Besazos en los ojitos.

Misántropo dijo...

Bueno, bueno, no te pongas tan x, mujé.
Lo del desasosiego lo decía por la racha. Pero mira quién fue a hablar.

Misántropo dijo...

Pues sí, está comprobado, viudita. Claro que, para que dé tiempo hay que levantarse dos horas antes. Y a veces, como que se mezcla.

En cuanto a tu curiosidad, discípula, te diré que lo que a mí me "despierta" es el Haydn, torrente inagotable de claridad y frescura, de las sinfonías y los cuartetos. Tesoro impagable de lo que yo llamo música de buenos días.

El Stabat Mater es una obra soberbia, pero demasiado sobria. Esas cosas las reservo más para el crepúsculo. Para Stabat Mater, no te pierdas a Pergolesi.

Y hablando de curiosidad, mi tierna viudita...bueno, nada.

Todos los besos.

doentercera dijo...

Pues no seré yo quien tenga el aberrante placer de degustar un Mozart ahíto de balas y de bombas, que para bomba ya es suficiente su inefable música. En mi sillón, escuchando, sin ver, tan divinas corcheas, puedo inventar con mi escasa pero eficaz fantasía las escenas pintadas por Schikaneder, es más, aún estas me sobran porque la melodía divina es capaz de anular rostros y visages superfluos.
Me pregunto: ¿Qué habría pensado Mozart?
Y además en inglés.
¡Que aproveche! A quien le dé igual ocho que ochenta.

Misántropo dijo...

Que qué habría pensado Mozart? Ni idea; pero habría dicho lo de siempre: culo, caca, pis, etc...

Pesa más uno, que ochenta, maestro.

Abrazo decadente.