Datos personales

Mi foto
Al norte del sur., Spain
En el norte del sur del centro del mundo, no hace frío, ni calor. Se podría decir que se está bien, aunque el clima no es confortable. Dejémoslo, no obstante, como está; por si las moscas.

sábado, 22 de diciembre de 2007

Nacimiento

"Hace veintiún días que no me tomo un trago, pero ya se acercan las navidades."
Scott Fitzgereld





La avenida está sobrexcitada, sobreiluminada. Una espesa red de bombillas chillonas oculta el cielo del paseo; me escamotea las verdaderas estrellas, que parecen haber huido avergonzadas, doloridas por la luz artificial; impertinente flash crónico que hiere mis ojos escarchados. La misma luz que pinta arco iris desordenados sobre los rostros que pasan, presurosos y atribulados; rostros pálidos ateridos, desencajados; como una marea negra...a veces gris...variopinta y bulliciosa a más no pedir: barbas de todos los tamaños, cabellos de todos los tintes, gorros calados, bufandas embozadas...burkas cristianos de diseño. Los reclamos de los comerciantes se superponen unos con otros, creando un murmullo ilegible y ensordecedor, como un río desbocado que se precipitara a lo lejos, anegando el bulevar; en el que caben recriminaciones de impaciencia, ofertas de que lo tiro, cánticos de alegría y algún esporádico amago de desorden cívico.





La desaforada riada sonora llega a mi rincón desleída, amortiguada. En mi bunker de intemperie el banco es confortable, apenas baila; se deja mecer suavemente entre el vaivén de esta estampida humana que se abalanza sobre mis rodillas ateridas, evitando apenas que sus malos humos se topen con mi tristeza. Mil bultos desfilan, corren, se entrecruzan, se atropellan en una incomprensible urgencia desorganizada. Se acaloran, pujan, regatean; amenazando con echar a pique los tenderetes ambulantes y reducir a escombros el asombroso despliegue comercial de última hora de la tarde. De última hora del año.
Es la noche. El frío acomete por mis costillas, pero no llueve y la muchedumbre me protege del viento helado. Sentado en el mejor banco, con mi botella de peleón entre los pies, contemplo aturdido la algarabía sin inmutarme. Es una mala noche como otra cualquiera. Noche Buena.
Pero el frío no perdona. La humedad agujerea. Aturde el jolgorio, y cabrea.





-ESTA ES LA NOCHE-...-FELICES-...-DIOS HA NACIDO-...Vocifera afónico un hombretón panzudo de nariz colorada, curiosamente ataviado a la manera de un Santa Claus despistado sin sus renos; rodeado de niños algo mayorcitos con zambombas, crótalos y panderetas, gritando a voz en pecho los villancicos de siempre, y otras obscenidades.

Es noche buena, todo el mundo tiene prisa: -¡que no llegamos!-...-¡venga, que ya es muy tarde!-...Hace un rato creí entrever entre la multitud de piernas a una linda muchachita, cabellos rubios, persiguiendo a un conejito que parecía huir de ella...Llegamos tarde si, llegamos tarde. Hace ya varios milenios que Herodes tomó el mando.

Al fondo, los mercaderes van desmantelando sus puestos entre cantos desganados.

Poco a poco, la muchedumbre va escampando; es el momento en que busco en mi botella esa amable tristeza que me roba, a descompasadas embestidas, esta insolente ventisca que parece empeñada en quedarse a alegrarme la noche. Apenas van quedando ya cristianos por las calles. Entre trago y trago, voy tratando de hurtarle a la memoria ese mínimo empuje que me anime a intentar acomodarme, y mostrar, yo ya he cenado, mi anacrónico Portal de Belén. Cerraré de una vez mis ojos sobreimpresionados, a ver si de esa manera consigo, mientras me adormilo desbrozando entre los dientes que me faltan mi contemporánea, elegíaca melopea,
vislumbrar el cielo que me escamotean las bombillas: las verdaderas estrellas, que parecen haber huido avergonzadas, doloridas por la luz artificial.
Aunque el frío no perdone. La humedad agujeree. Y este desalentador desasosiego que me sigue atormentando las costillas siga sonando macabramente a mediocre purgatorio. Y mi absurda y dulce nana se traduzca una vez más en pesadilla.





Pero no...espera un momento...que no hay frío, ni calor...estooooo...

que el banco no se me clava en las costillas, porque no tengo. Que estoy bailando. Y me llevan de las puntas de unos dedos que no son míos unos ángeles que no existen, pero están. Que la luz no ciega nada, parque ya no tengo ojos. Que está aquí pero no viene hacia mí, ni de mí... ¡QUE SOY YO!...que la música ya no se oye porque está, que no existen las bombillas porque se las ha tragado el cielo, que quequeQUE ¡QUEQUEQUÉÉÉÉÉÉÉHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!







14 comentarios:

el nombre... dijo...

Ay, de mí, Misàntropo, la primera en comentar este post tan triste!

Me siento bastante parecida al personaje, con ese desamparo propio de los que no concuerdan con la navidad...

Igual, tratando de guarecerme, no ya en un banco, ni en una botella, sino en todos mis recuerdos...
y tratando de visitar las casas de uds., que se han transformado en amigos, compañeros de sentir, de decir, de leer.

En eso tambièn me diferencio del personaje: los tengo a Uds, tengo un par de cosas màs.

Pero si cada uno se mira a conciencia, creo que todos estamos un poco como tu protagonista!!!!



Mil besos

De cenizas dijo...

Como suele decirse.. real como la vida misma... y Herodes... se lleva a inocentes de hasta....muchos años...

un abrazo...

Anónimo dijo...

Sí que hay gente pasándolo fatal estas fiestas, pero también podemos poner un granito de arena por nuestra parte: invitar a nuestra mesa a algún amigo que sabes que puede estar solo; llamar a ese familiar que no tienes cerca y que puede estar pasándolo mal; a ese amigo que hace tiempo que no ves. No sé, algo bueno también traen estas fiestas: parece que nos volvemos un poco más humanos por unos días, ¿no?. Los que tenemos a nuestra gente estos días, sabemos que somos muy afortunados.
Y eso os deseo a todos, y en especial a tí.
Tu/te Okupa

Anónimo dijo...

desde donosti de vuelta, felis navidá y prósperos boleritos nuevos- manolito

Viuda de Tantamount dijo...

Te dejo un par de besos, para que les des el mejor uso posible.

B x C

GLAUKA dijo...

Tú lo que quieres es volver a fumar, déjate de hostias.

;)

Fdo: Siguesinfumar

P.D: Hermosísimo texto ... había que hacer la gracieta o me pondría melodramática y como que no.

Anónimo dijo...

esta noche despido El MUro, con alguna canción , previa a los fastos (Qué palabra) de fin de año. Como nos veremos el próximo, disfruta a tope.... sin tabaco pero con Do en tercera, cantar juntos algo a mi salud. Manolito

eSadElBlOg dijo...

Je veo que tenemos algo en común. Yo sobreviví.
Ahora vamos a por los buenos propósitos que a mi me cuesta encontrarlos.

Sine die.. dijo...

Psssssssttt...

Feliz entrada de año.... :)

yo no soy sólo lukka dijo...

Señor Misántropo,

Usted no me conoce, pero yo a usted lo conozco un poquito (voy leyendo su blog, y me encanta).

El caso es que no sabía yo si sería muy apropiado, pero... he decidido enviarle mis mejores deseos para el 2008...

Es que, bien pensado, qué podrían tener de malo o inconveniente los buenos deseos?..

Pues eso... :-)

Saludos,

Churra dijo...

Todos los besos Misantropo.
Nos vemos.

Calle Quimera dijo...

Feliz año, Misántropo, que te sean propicios los hados.

besos, y salud.

De cenizas dijo...

Bueno, veo que estás agazapado en la caverna.....

Feliz 2008 y cien siguientes....


un abrazo.

Misántropo dijo...

Bueno, se acabó. Quiero decir, seguimos.

No, De cenizas, no estaba agazapado, sino ido. O sea fuera; más allá de la caverna. De vacaciones, vaya. Con la familia...

Os agradezco a todos, nuevos incluidos, vuestros comentarios; y paso en breve a visitaros.

Abrazos.