Datos personales

Mi foto
Al norte del sur., Spain
En el norte del sur del centro del mundo, no hace frío, ni calor. Se podría decir que se está bien, aunque el clima no es confortable. Dejémoslo, no obstante, como está; por si las moscas.

miércoles, 13 de junio de 2007

A sugerencia de quimera...






...y a cuento de encuentros mágicos, arropados por noches lejanas al amor de una música de caña improvisada y, por esta vez, con mucha alevosía.







Alevosía y morro. Por no hablar de inconsciencia y, sobre todo ignorancia. De juventud, en una palabra. Imaginad a un nipón y un valenciano interpretando, sin apenas haber sido presentados, dúos de Mozart, nada menos que en su pueblo, exhibiendo un maletín bien abierto con el inocente afán de recolectar "voluntades".

Sucedió en Salzburgo, sí, en un curso de verano, hace ya unos cuantos años. El Festival de Julio estaba en pleno apogeo y las calles reventaban de visitantes melómanos millonarios...Hay que decir que las voluntades estaban que lo tiraban, y fue una cosecha excelente; pero allí Mozart no apareció por ninguna parte.

Aunque eso no se lo decíamos al público, realmente entusiasta. Tras acoger con humildad y alegría la cascada de aplausos más sincera que he recibido en mi vida, nos lanzábamos sin pudor, allí mismo, delante de la clientela, a hacer recuento de ganancias; embutíamos de chelines una bolsita de plástico y nos íbamos, por fin, a buscar el perfume de Wolfi por las innumerables y bulliciosas cervecerías del burgo. Nos daba para muchos litros... además mi querido amigo Yin Yang decía que no bebía y, por lo tanto, se emborrachaba con muy poco. Era todo un espectáculo, las terrazas llenas de bombillitas de colores, amenizadas por bandas populares, estaban siempre a petar; el jolgorio rebosaba espuma. Paquidérmicas y coloraotas "grosses freulen" regaban constantemente el suelo de cerveza, transportando de aquí para allá docenas de enormes jarras, en cada mano; y allí sí ví, os lo juro, más de una vez al pequeño Wolfi, a cinco patas por debajo de las mesas.

Aprendí mucho ese verano, desde luego. La pena es que le perdí el rastro a mi querido Yin Yang. Me escribió su dirección en un papel, pero la dejó incompleta, el muy borracho. Él tenía que mandarme desde Tokio unas partituras de un clarinetista japonés, para mí desconocido; y yo le hablé maravillas de un clarinetista legendario de los valles de Navarra: el maestro LANBERRI (sí, con ene), y su inclasificable "Solo de Concurso" op. 78, para clarinete Bajo, in B (de burro). Pero ahí quedó la cosa; lo despedí con enormes abrazos que pondrían colorao al japonés más pintao, si no fuera porque ya me conocía, y entusiastas promesas de pronto reencuentro.

Al llegar a casa, recordé la servilleta de papel que llevaba en el bolsillo; pero sólo pude descifrar a duras penas unos garabatos desleídos que decían algo así como: Quelido Yin Yang. Tokio 20009 cp (de ceporro, supongo)*

En fin...sin andas todavía navegando y te cruzas por casualidad con esta cueva, seguro que reconoces la foto, y no has olvidado ese verano en que un valenciano majara te hizo cambiar el metabolismo. Mándame, por lo que más quieras, los datos que necesito.

Un abrazo.

* (Nota del autor)


28 comentarios:

Azul dijo...

Ummmm...memorias...que el ying-yang no se desiquilibre más! :P

Bikos

Calle Quimera dijo...

Eres un encanto, Misántropo. Gracias por aceptar la sugerencia, de verdad que ha valido la pena pasear por las líneas de esta página de tu vida.

Yo también tuve un amigo japonés en mi juventud, y doy fe de la poca continencia que muestran cuando beben un par de cervezas de más.. Bueno, yo y algunas paredes de Sevilla.. ;-)
Si llegáis a alargar la estancia y os pasáis a Alemania en Octubre..Ufff..Lo digo por el festival de la cerveza..je.. ¿O es en septiembre? Ahora mismo no recuerdo...

Debió de ser una gratificante experiencia. Cosas de juventud.. Por cierto, ¿eres músico? Como decías que fue la época en que más aplausos cosechasteis...

Encantada de conocerte, Misántropo, un beso. Por supuesto, he ampliado la foto...:-) Y otra cosa: además de aquel saxofonista londinense, serías el único al que escucharía tocar ese instrumento con gusto.

Anónimo dijo...

Fina estampa... caballero.
Y el "love" de la pared, es que ya es el acabóse.
¿Sería su nombre verdadero ó estaría a la búsqueda del equilibrio y dijo que se llamaba Yin Yang?. Ojalá lo sepas algún día.
Muy bonito el recuerdo. Y el look.
Tu/te Okupa

Anónimo dijo...

Hoy tengo en casa y por algunos días a un japonés que nos preparará un rico sushi. Se acaba de beber la última cerveza que quedaba y un estupendo arroz negro...vamos, una máquina. Lo único que le falta es tocar el clarinete, pero claro... no es perfecto . Hasta mañana. Manolito

Calle Quimera dijo...

Ya me has vuelto a tocar la fibra y a emocionar.Y es que es todo lo que has contado magia REAL,IMAGENES MARAVILLOSAS.Y esas cervezas....envidia sana.Si yo supiera tocar......SALUD.

Calle Quimera dijo...

Oido barraaa¡¡¡¡¡.Me quedo con Mozart...no hay color.El francesito me pone tristón.Agradecido de verdad.Salud¡¡¡¡

Calle Quimera dijo...

Con permiso.Solo si quieres y te apetece.Me he metido en el blog LA ULTIMA PARTIDA(puedes pincharlo en el mio)y al leer el ultimo post (el de llorar y la opera) pense en usted.Creo que puede tirar una mano.Pero solo si usted quiere.Salud.

Gwynette dijo...

Misántropo, estoy convencida que Mozart sonaba bien..que los vieneses son muy suyos para las cosas del arte, y ni te digo cuando suenan notas del maestro.

Dificil equilibrio para la dualidad del Ying y el Yang darte la dire en plena cogorza..cual de los dos te la dió ?

Cariños de alcachofa

elendaewen dijo...

Salzburgo seguía hace un año igual de gris, más cara y celebrando algún centenario de Mozart.
No creo que al músico le importara las monedas a su costa =)
Saludos.

Scheherazade dijo...

...cuento de encuentros mágicos, arropados por noches lejanas al amor de una música de caña improvisada y, por esta vez, con mucha alevosía...

Que delicia haberte escuchado...

Calle Quimera dijo...

Se me olvidó decírtelo ayer.. CP no viene de "ceporro", se refiere a la la hora del Pacífico. Pero claro, no sé cuál será esa que te anotó, 20009. En mi reloj, desde luego, no viene. Claro, que mi reloj no es japonés..

Un besote, Misántropo.

Princesa dijo...

Que lindo es poder conocer tus vivencias.
Asi a la dustancia, voy sabiendo mas de ti.
Muy interesante tu historia, gracias por compartirla.
Besos a montones :)

Misántropo dijo...

Mucho me temo, Azul, que al ying voy a darle vacaciones en muy breve. Dejaré una buena temporada que el yang campe sus fueros; que si no equilibra, al menos, relaja.

Mil bikos, poeta.

Misántropo dijo...

No me eches piropos, quimera, que más que aceptar tu sugerencia, aunque también, lo que hice fue aprovechar tu idea. Con alevosía, quedó claro.

Como recuerdo es de los más preciosos que conservo. En realidad, con aquellos 20 días que duró el curso, más la ida, en auto-stop y, sobre todo, con lo que tardé en volver, se podría escribir un blog entero.

En cuanto a la foto, más que ampliarla, te aconsejo que des un buen virage a sepia y le eches encima 26 años, exactamente por estas fechas.

Para lo de escucharme no sé...a mí me sigue gustando la cerveza...

Un beso.

Misántropo dijo...

Sí, mi okupa, un lucero...El rinconcito era mono, que no! Y eso que mi inefable colegui le daba vergüenza; pero lo de la dirección no lo hizo a propósito. Lo que pasa es que ese verano, flipó como un borreguillo; y yo también.

Qué más da si lo demás no llego a saberlo nunca.

Por cierto, dentro de poco, te dejo libre el pisito.

Muas.

Misántropo dijo...

Y yo que creía que te lo habías inventado, Manolito. Desde luego, San sebastián también es un pañuelo. Al menos en verano. Huyaaaaaamos...

Disfruta. Te veo en agosto.

Misántropo dijo...

Ayyyyy, quimera, y si yo pudiera revivirlo...bueno, la verdad es que sí lo revivo.

Yo tocar ya puedo, y me vuelve loco. Pero lo que de verdad aprecio es llegar a tocar fibras. Es un honor.

Besos, o abrazos, o saludes, o lo que sea.

Misántropo dijo...

Ah, por cierto. Creo que has tenido suerte al oírlo, porque el maldito GoEar hace cada vez más aguas. Y no me refería al "francés", que es sólo para allegados; sino al trío de cañas que tenía ¿tengo? puesto en la cabecera. Una auténtica diana puñetera.

Salud.

Misántropo dijo...

Voy a ver LA ÚLTIMA PARTIDA; a sugerencia de quimera...

Muas.

Calle Quimera dijo...

Sigo opinando que eres un encanto.Y sigo sin saber si eres músico.

También me gusta la cerveza. Besos.:-)

De cenizas dijo...

Faltaba yo bailando... jajaja. No soy oriental pero me lavo mucho, puedo pasar por Jabonés.

un abrazo¡¡¡

Misántropo dijo...

Mujer, mal no podía sonar porque en aquellos tiempos andábamos a tope; pero en lo que se refiere al estilo, teníamos todavía mucho que refinar...y de equilibrio, pues poco más que nada; creo que fue Jung directamente quien me escribió la dirección.

Besiros de alcachofa.

Misántropo dijo...

Seguro que no le importó, elendaewen; al fin y al cabo es lo que hizo él (salvando las distancias, claro) toda su vida. Ahora, seguró que se descojonó a gusto.

Así que fuiste el año pasado. Buena elección para pasar los calores.

Un beso.

Misántropo dijo...

Generoso halago, viniendo de una exquisita cuenta cuentos como tú, mi misteriosa Scheherazade...procuraré no dejar descolgado el teléfono estas vacaciones.

Besos mil. Y uno.

Misántropo dijo...

A lo mejor es el año, quimera; claro que en ese caso, para esas fechas no sé cómo andaré yo del lumbago...

Muas.

Misántropo dijo...

Mi querida Princesa, hay vivencias que es una gozada recordar, y compartir, aunque sea en la distancia. Otras, sólo pueden contarse al oído...y para eso tendrás que esperar a septiembre...ya te contaré.

Besos trasatlánticos.

Misántropo dijo...

Mi querida quimera, si no fuera músico, que se te ocurre a tí que podría pintar con un palo negro en la boca por las calles de Salzbusgo, mujé?

Besos.

Misántropo dijo...

jajajjaaaaaa...sin duda, decenizas. Para la próxima performance te aviso.

Abrazo bailarín.