Datos personales

Mi foto
Al norte del sur., Spain
En el norte del sur del centro del mundo, no hace frío, ni calor. Se podría decir que se está bien, aunque el clima no es confortable. Dejémoslo, no obstante, como está; por si las moscas.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Alrededor de la media noche

Apenas cinco minutos para las doce. Qué bonita hora para despertar. La ventana continúa soplando, de par en par.

En mi leve ingravitud me dejo estirar suavemente hacia esa puerta entreabierta que inaugura, bostezo a bostezo, la consciencia de las cosas más a mano; de la mano de este familiar tufillo, entre encierro y primavera. El primer, involuntario, gesto me incomoda. Me informa sobre la naturaleza urgente de esta inquietud repentina que me empuja a saltar corriendo de la cama. Rápidamente analizo la situación y comprendo que es debida, no tanto a las rodillas que me atenazan el ombligo, como a las punzadas lacerantes que me lanza la vejiga, a punto ya de estallar.

Me deslizo sigilosamente en dirección al baño, donde me deshago en aguas destempladas. Un breve chorro a presión de agua fría sobre mi nuca me devuelve la confianza en mi epidermis y en mi cráneo. Una vez fresquito y relajado, no resisto a que mis ojos puedan planear unos instantes sobre la cama: ese pie desnudo, descolgado; esa negra melena apelmazada, babeando sin complejos sobre el borde del colchón, esa espalda que es la misma que soñaba hace un ratito...De repente, un apretado gruñido interior me apercibe de que igual va siendo hora ya de comer algo. Y me precipito autómata, como impulsado por un resorte atávico (las zapatillas como único aderezo) a la cocina, de par en par también desde antes.

Al asunto. Pongo huevos a cocer mientras voy exprimiendo unas naranjas. Le devuelvo a quemarropa un semirequiebro torero a esa luna, casi llena, que parece divertirse de lo lindo con el espectáculo desangelado de mis pantuflas deshilachadas; y paso a ir enchufando la máquina tostadora mientras le hago engullir unas rebanadas integrales. Rato muerto. Me entretengo unos instantes admirando la asombrosa agilidad de una araña, que repta acelerada sobre su hilo para escapar al calor inopinado de una electricidad radicalmente encendida. No ha pasado ni medio minuto cuando acaricia mis oídos un suave oleaje que viene del más allá. Iré a ver qué pasa.

Y pasa que, efectivamente, ha habido movimientos. Ese pie desnudo y descolgado ha huído bajo la sábana. La melena se ha transmutado en rostro y la espalda ha dado paso a un jardín de familiares fragancias; en abierta pugna con la brisa primaveral que nos entra de la calle. Un ruído inesperado tira de mí, imperativo, con el impulso de que cierre, de golpe, la ventana. Es el cuco, puntual; que justo en este momento ha salido de su jaula, para cantarme las venticuatro en platas; y así hacerme ver que, a veces, por la noche, no nos hace falta el tiempo para nada.

Por el pasillo hace rato que se iba incorporando un humillo mareante. A base de pan chamuscado, huevos reventados y fruta oxidada.


4 comentarios:

De cenizas dijo...

Me temo que una descripción tan pormenorizada de las horas anteriores a ese despertar nocturno sería de "dos rombos".
Oye, desayunas a las 12 y...¿a qué hora cenas, pues?

un abrazo.

Scheherazade dijo...

Comienza la primera de las mil...medias noches...

hacefalta dijo...

El teléfono, ese incómodo y maleducado timbre de voz...
¿No hay un teléfono puntual de las 10,23, de las menos cuarto sin dar
ó de las y cinco pasadas, que te jode pertinazmente el proyecto de tostadas integrales a la hora del ángelus?
¿Entonces con qué demonios llamas a telepicha?

Anónimo dijo...

[url=http://www.23planet.com]casinos online[/url], also known as operative casinos or Internet casinos, are online versions of noted ("hunk and mortar") casinos. Online casinos funding gamblers to skedaddle proprietorship in and wager on casino games past the Internet.
Online casinos habitually beg odds and payback percentages that are comparable to land-based casinos. Some online casinos call on higher payback percentages with a position notify gismo games, and some emergence payout satiety audits on their websites. Assuming that the online casino is using an aptly programmed unspecific theatre-in-the-round troupe generator, enumerate games like blackjack take an established dearest edge. The payout disinterestedness after these games are established sooner than the rules of the game.
Assorted online casinos sublease or beget their software from companies like Microgaming, Realtime Gaming, Playtech, Worldwide Deviation Technology and CryptoLogic Inc.